Prevención Secundaria en Traumatizados

estebanLa prevención debe considerase una parte inseparable de cualquier actividad sanitaria. En concepto, la prevención primaria pretende evitar que el individuo enferme mediante el control de los factores de riesgo y la promoción de hábitos saludables. La prevención secundaria entra en juego cuando la anterior ha fracasado y por algún motivo, el paciente acude al médico con un problema de salud establecido. En estas circunstancias, nuestra misión se centra por una parte, en recuperar la salud del paciente, y por otra en controlar los factores de riesgo para evitar nuevas recaídas (prevención secundaria). El control de los factores de riesgo puede necesitar medidas farmacológicas pero frecuentemente, además son necesarios cambios en determinados hábitos o comportamientos mediante el consejo médico para evitar la reincidencia de la enfermedad.

La prevención secundaria entra en juego cuando la anterior ha fracasado y por algún motivo, el paciente acude al médico con un problema de salud establecido.

Probablemente son las enfermedades cardiovasculares donde este tipo de prevención está más reglada y desarrollada (1, 2) pero también en otras áreas de la medicina (3) y aunque ciertamente queda camino por recorrer (4) son indudables los avances alcanzados. El caso típico en este campo lo pueden constituir los pacientes fumadores u obesos que sufren un infarto de miocardio. Es evidente que antes de salir del hospital deben recibir consejo de abandono de su hábito tabáquico y otras indicaciones saludables además del tratamiento farmacológico habitual. Esta actividad ha sido plenamente asumida por lo profesionales sanitarios y actualmente, su utilidad no admite discusión. Sin embargo hay una parcela de la medicina donde este concepto de prevención secundaria está completamente olvidado. Nos referimos a los pacientes traumatizados asociados a alcohol y/o drogas, que como mas adelante se verá, aunque existen pruebas de su eficacia, su actividad en España es prácticamente nula, y actualmente, solo el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada dispone de un protocolo de prevención secundaria en traumatizados asociados a alcohol y drogas.

Alcohol y drogas como factor de riesgo en traumatizados

Aproximadamente un 50% de los traumatizados están relacionados con el consumo de alcohol y drogas.

El consumo de dogas, y en nuestra sociedad con especial énfasis el alcohol, ha sido considerado como el principal factor de riesgo para sufrir accidentes y traumatismos (5, 6).

(7, 8). Además la reincidencia de nuevos accidentes en esta población es muy alta y si estos pacientes no reciben tratamiento mediante Consejo Motivacional, las posibilidades de fallecer en otro accidente son un 200% con respecto al resto de la población (9). Por tanto, una vez que se ha originado el traumatismo, nuestra actuación debe dirigirse no solo a proporcionar el tratamiento de las lesiones, sino a evitar la reincidencia.

Cómo evitar la reincidencia

Actualmente hay datos que nos permiten afirmar con rotundidad que una Intervención Motivacional (IM) o Consejo Motivacional, durante el ingreso hospitalario tras un traumatismo grave, no solo disminuye significativamente el consumo de alcohol (10-13) sino que puede reducir la reincidencia de nuevos traumatismos en casi un 50% (13).

La situación de convalecencia tras un traumatismo grave sitúa al paciente en unas condiciones ideales para reconocer el riesgo al que ha estado sometido y el peligro de persistir en esa conducta. En estas circunstancias, las posibilidades de éxito de una IM son óptimas si se realiza adecuadamente. Por tanto, los Hospitales que reciben traumatizados constituyen una oportunidad perfecta para actuar en este sentido.

En nuestra opinión, la realización de esta IM debe considerarse una parte fundamental en la asistencia integral del paciente traumatizado y debe enmarcarse dentro de lo que se considera prevención secundaria (14).

En qué consiste la Intervención Motivacional
Protocolo de prevención secundaria

Referencias

1) De Velasco JA, Del Campo A, Heras M, Macaya C. Opinión de los cardiólogos sobre la situación de la prevención secundaria de la cardiopatía isquémica en España Med Clin (Barc). 2009; 132:599-602.
2) Rigau Comas D, Alvarez-Sabin J, Gil Nuñez A, Abilleira Castells S, Borras Pérez FX, Armario García P,  et al. Conferencia de consenso. Guía de práctica clínica sobre prevención primaria y secundaria del ictus. Med Clin(Barc).2009; 133:754–762
3)Naranjo A, Ojeda-Bruno S, Francisco-Hernández F, Erausquin C, Rúa-Figueroa I, Rodríguez-Lozano C.  Aplicación de las guías de prevención secundaria de fractura osteoporótica y del índice FRAX en una cohorte de pacientes con fractura por fragilidad. Med Clin (Barc). 2011;136:290-2.
4) Álvarez-Sabín, José. Prevención secundaria del ictus. Mucho por hacer Med Clin (Barc). 2011; 136:340-2.
5) Lundberg GD. Ethyl alcohol: ancien plague and modern poison. JAMA 1984; 252:1911-1912
6) Rivara FP, Jurkovich GJ, Gurney JF The magnitude of acute and chronic alcohol abuse in trauma patients. Arch Surg 1993;128:907-913
7) Diaz R, Herrera L, Lara R, Guerrero F, Carbona S, Fernandez Mondéjar. Alcohol y drogas de abuso en pacientes traumatizados. Med Intensiva 2008; 32: 222-226
8) Soderstrom CA, Dischinger PC,  Kerns TJ, Kufera JA, Mitchel KA, Scalea TM. Epidemic increases in cocaine and opiate use by trauma center patients: Documentation with a large clinical toxicology database. J Trauma 2001; 51:557-564
9) Dischiger PC, Mitchel KA, Kufera JA, Soderstrom CA, Lowenfels AB. A longitudinal study for former trauma center patients: the assotiation between toxicology status and subsequent injury mortality. J Trauma 2001; 51:886-886
10) Hungerford DW. Recommendation for trauma centers to improve screening, brief intervention, and referral to treatment for substance use disorders. J Trauma 2005; 59:S37-S42
11) Zatzick D, Roy-Birne P, Russo J et al. A randomized effectiveness trial of stepped collaborative care for acutely injured trauma survivors. Arch Gen Psihyatry 2004; 61:498-506
12) Soderstrom CA, DiClemente CC, Dischinger P C, Hebel JR, McDuff DR, Auman KM, Kufera JA. A controlled trial of brief intervention versus brief advine for at-risk dirnking trauma center patients. J Trauma 2007; 62:1102-1112
13) Gentilello LM, Rivara FP, Donovan DM, Jurkovich GJ, Daranciang E, Dunn CW, Villaveces A, Copass M, Ries RR Alcohol interventions in a trauma center as a means of reducing the risk of injury recurrence. Ann Surg. 1999; 230(4):473-80
14) Fernández-Mondéjar E, Guerrero-López F Secondary prevention in trauma pathology. Is there an influence of commercial interests on evidence implementation?]. Med Clin (Barc). 2012;138:62-63



Remedios Castro Moreno, Papua Mamua Les gusta esta entrada
¿Te ha gustado? Comparte esta entrada por: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit RSS Email

Artículos Relacionados

5 Comentarios

  1. Conoces a: A golpes, por Enrique Fernández-Mondejar y Sergio Cordovilla – humanizandoloscuidadosintensivos

  2. Conoces a: By hits, Enrique Fernández Mondéjar and Sergio Cordovilla – humanizandoloscuidadosintensivos

  3. Conoces a: A golpes, por Enrique Fernández-Mondejar y Sergio Cordovilla – HUCI

  4. Conoces a: A golpes, por Enrique Fernández-Mondejar y Sergio Cordovilla – hucipruebas

  5. Conoces a: A golpes, por Enrique Fernández-Mondejar y Sergio Cordovilla – ProyectoHUCI

Escribe un comentario


× 8 = treinta dos

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>